Ser normal, o ser anormal, he ahí la cuestión.

 In Otros

 

¿De qué hablamos cuando hablamos de normal? ¿Cuál es el problema? ¿Cómo es que esta palabra tiene el poder de justificar tantas cosas así como si nada?

Pues el problema reside en la connotación positiva, o aceptable,
que se le otorga a la palabra normal. Lo que nuestro cerebro interpreta como normal automáticamente, es: “Como debe de ser. Las cosas normales están bien. Es bueno hacer lo normal, decir
lo normal, pensar lo normal.” Si una situación es considerada normal no hay porqué preocuparse. Debemos buscar la normalidad a toda costa y acomodarnos a ella. De hecho, una palabra de consuelo que utilizamos frecuentemente cuando alguien nos comenta una duda es: “Tranquila/o, es normal”.

Pero el significado real de la palabra normal es muy otro, recurramos a la R.A.E:

1. adj. Dicho de una cosa: Que se halla en su estado natural.
2. adj. Habitual u ordinario.
3. adj. Que sirve de norma o regla.
4. adj. Dicho de una cosa: Que, por su naturaleza, forma o magnitud, se ajusta a ciertas normas fijadas de antemano.
5. adj. Geom. Dicho de una línea recta o de un plano: Perpendicular a otra recta o a otro plano. Apl. a línea, u. t. c. s. f.

6. adj. Geom. Dicho de una línea: Perpendicular en el punto de contacto al plano o recta tangentes a una superficie o línea curvas. U. t. c. s. f.

Algo normal, es algo que actualmente, debido a la cultura, lugar y momento temporal que nos ha tocado vivir, sucede muy a menudo, o a muchas personas.

Pero ojo, en la palabra normal, no debe residir una justificación para tener que soportar algo sin cuestionarlo, o un consuelo porque sea algo que también le ocurre a muchos otros. Y es que, si nos damos cuenta, esta connotación de la palabra normal se podría definir como dicta el refranero popular: “Mal de muchos, consuelos de tontos”. Por lo tanto, tened en cuenta esta definición de normal, que debería tener un numerito en el diccionario como definición adicional.

Si reflexionamos un poco sobre la normalidad a lo largo de la historia, en incontables ocasiones hemos podido constatar como muchas personas haciendo o pensando lo mismo estaban equivocadas, y se señalaba y trataba de excéntrico al rarito al que se le ocurria decir por ejemplo, que la tierra tenía pinta de ser más bien redonda.  Volviendo al momento actual, hoy en día el médico te puede decir que es normal padecer una enfermedad crónica una vez pasas los 50 años, ahora ¿porque es normal? Es normal porque le pasa a mucha gente, y le pasa a mucha gente por el estilo de vida que llevamos. Vamos que estar enfermo a partir de cierta edad es normal, pero ni es bueno, ni tenemos porque asimilarlo como algo determinante (mal de muchos, consuelo de tontos). En resumen:
¿Qué es normal?
Algo que sucede a muchas personas o muy a menudo.
¿Por ser normal es bueno o aceptable?

Depende, a veces sí, y a veces no.

¿Y si resulta que soy anormal?

Qué curioso que el término anormal sea una palabra que se utiliza como insulto, para tratar a alguien de forma despectiva. La gente tiene miedo de ser anormal, de salirse del tiesto. Esto ocurre porque lo normal nos promete una falsa ilusión de seguridad. Cuantas personas se hipotecaron para tener una vivienda a principios del 2000, y se vieron desahuciadas tras la crisis unos años después. Víctimas de un sistema que dictaba que pedir una hipoteca era lo normal, y era seguro.

Entonces, si hacer lo normal es hacer lo que hacen todos, ¿Qué es hacer lo anormal? Pues hacer lo anormal es hacer las cosas diferentes, innovar. Hacer lo anormal es no hacer lo que hace la mayoría de la gente. Por lo tanto:
¿Qué es anormal?
Algo que no sucede a muchas personas o a menudo.
¿Por ser anormal es bueno o aceptable?

Depende, a veces sí, y a veces no.

He ahí el criterio de cada cual para decidir, cuando es el momento para hacer lo normal, y cuando es mejor hacer lo anormal.

Charles Chaplin, artista que hizo un cine anormal para su época.

 

Si te ha gustado comparte
Share on Facebook
Facebook
Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search