La buhardilla.

Humo

Lo que no sabéis de nosotros, es que somos como el humo.

Al verlo brotar del fuego, os puede parecer que se asusta.

Que intenta huir desesperado, en direcciones centrífugas y centrípetas, chocando alocadamente consigo mismo.

Lo que  no sabéis del humo, es que lo que en principio parece disperso y atolondrado, se expande, y llega a todas partes.

El despiste y la invisibilidad son sus grandes dones.

Lo que no sabéis de la invisibilidad, es que existe.

 

Imagen: Lucas Benjamin.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *