La buhardilla.

Hanuk y Bubok

Mientras Hanuk escalaba la montaña, Bubok la esperaba sentado en la cima, regodeándose por estar cómodo, en lo alto, sin importarle demasiado si ella llegaría o no.
Hanuk buscaba la mano de Bubok, pero no hubo manos en el camino, ni palabras de aliento.
Cuando Hanuk alcanzó la cima, Bubok sintió una gran sombra que lo cubría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *