El arquetipo de la reina.

 In Arquetipos

El arquetipo de la Reina como comenté en el anterior post, es el opuesto al de la tirana. La diferencia esencial entre ambas radica en la dirección de su poder:

La tirana siempre está sedienta de poder ya que se siente vacía, y absorbe el poder de los demás sometiéndolos. A modo de vampiro la tirana chupa la energía del exterior, pero nunca se sacia. En su interior hay un agujero negro imposible de llenar.

En el caso del arquetipo de la Reina, el poder va desde dentro hacia afuera.

La reina es la mujer empoderada. La mujer madura y equilibrada que se apoya en sus propios principios, en su propio poder y lo emana hacia el exterior. La majestuosidad que desprende brota de su interior, de una personalidad forjada gracias a experiencias bien integradas de las cuales ha sabido aprender.

Algunos arquetipos, maduran y evolucionan gracias a trabajar el arquetipo de la reina para integrarlo en ellas. Tanto la víctima, como la guerrera, o la prostituta, tienen a una reina en su interior que sale a la superficie cuando la mujer realiza un trabajo de autoconocimiento importante.

Esto no significa que para que el arquetipo de la reina nazca en tu interior, deba morir tu prostituta o tu guerrera. Significa que si conduces a estos arquetipos hacia su lado luminoso sacando la parte útil y práctica que aportan a tu vida, estos por añadidura, maduran tomando la forma de  una poderosa reina.

Por ejemplo: la guerrera mal integrada puede ser una mujer conflictiva, una rebelde sin causa. Por lo contrario, bien integrada es esa mujer que actúa con entereza y paso firme sin amedrentarse ante las injusticias, pero las gestiona con equilibrio y elegancia.

Y es que pocas mujeres nacen siendo reinas, las cosas como son. Para llegar a ser reina hay que currárselo, y mucho. Es necesario realizar un trabajo de auto transformación interior profundo, tras el cual, a modo de crisálida nacerá una nueva “tu” madura e independiente.

En el arquetipo de la Reina, podemos ver la metamorfosis de “princesa a Reina” en la mayoría de los cuentos populares cuyas protagonistas son princesas:

Cenicienta nace siendo una “princesita”, pero es despojada de su cualidad al quedar huérfana de madre, y una vez en su nuevo hogar pasa a ser sirvienta de su madrastra.

Blancanieves se esconde en el bosque escapando de su madrastra, y pasa mucho tiempo dormida hasta que el príncipe la encuentra.

En estas historias podemos ver como el factor de auto transformación de princesa a reina ha sido aniquilado, colocando la salvación en manos del hombre (el salvador). Pero obviemos este factor  y miremos hacia el proceso, lo que ocurre desde que la princesita se cae del trono hasta que consigue ser reina:

En el caso de cenicienta pasa mucho tiempo trabajando para su madrastra y hermanastras. Tras mucho trabajo, aparece el hada madrina (su intuición) y le indica lo que debe hacer para conseguir su libertad (su autonomía personal).

Blancanieves por otro lado, se queda dormida durante mucho tiempo. Yo esto lo interpreto cómo pasar tiempo mirando hacia dentro en lugar de mirar hacia el exterior, meditando tal vez. El beso del príncipe (otra vez el príncipe de las narices quitándole autoridad al proceso de auto transformación femenino) es en realidad la consciencia, el despertar de su letargo tras una larga y profunda introspección. También se puede interpretar cómo el despertar a la luz tras “la noche oscura del alma”.

Todas estas pequeñas cuestiones que aparecen tan naturalmente integradas en nuestro día a día: Cuentos, tradiciones populares, etc,  tienen mucho poder sobre nuestra manera de concebir las cosas y sobre la sociedad en general, ya que constituyen fuertes pilares en el inconsciente colectivo.

Otro factor común en ambos cuentos es la madrastra, que claramente representa al arquetipo de la tirana, cómo ya hemos comentado el opuesto al arquetipo de la Reina.

Y es que muchas veces la vida nos coloca en frente un opuesto (una sombra) para que hagamos más fuerte nuestra luz. Lo que suele ocurrir en esas situaciones, es que nos centramos en maldecir aquello que la vida nos pone en frente que no nos gusta, en lugar de preguntar qué es lo que esa persona o situación nos está intentando enseñar.

Cómo ves, para comprender los arquetipos hay que aprender a analizar las imágenes, y poco a poco con práctica e intuición se va percibiendo su significado.

Y hablando del arquetipo de la Reina, analicemos ahora un poco al consorte.

Como ya hemos visto en estos cuentos populares las princesas se quedan sin salir del capullo. No llegan a realizar su crisálida hacia el estado de Reina. Se las dibuja como a seres indefensos, sin poder personal, que necesitan de un salvador para sobrevivir.  Gracias a este símil, es que podemos llegar a la siguiente conclusión:

Las princesas atraen salvadores; las Reinas, atraen reyes.-

La Reina fuerte y sabia es uno de los arquetipos más potentes que hay. Nunca mantendrá una relación con alguien que intente arrebatarle  o minimizar su poder. No aceptará a un salvador por consorte ya que no necesita ser salvada ni protegida, necesita ser ACOMPAÑADA. Y aquí vemos la esencia de una relación realmente fructífera: Dos personas que se acompañan mutuamente en su proceso personal.

Hace poco, leí esta entrada de Jara Pérez, creadora de therapyweb, en el cual habla a cerca de una circunstancia  que se da mucho en las relaciones: Cuando el macho alfa intenta minimizar, o disfrazar de mero entretenimiento, el mérito profesional de una mujer:

  •  En el caso de las parejas heterosexuales se repite a menudo un patrón en el que hombres menguan la importancia del trabajo de sus parejas, mujeres.  El otro día A me contaba cómo tras contarle a su pareja sobre la firma de un importante contrato, él ignoró por completo el tema de conversación para interrumpirla y pasar a contarle algo “divertido”. Esto forma parte de la norma.
    Hombres que no reconocen que sus parejas ganen más dinero o tengan mejor posición laboral y repiten una y otra vez lo desastres que son sus mujeres con la pasta, como si tratara de niñitas traviesas que no saben organizar su cuartito lleno de muñecas.
    Este rollo no hace más que evidenciar el miedo y la dependencia de estos señores, y oye, que dependientes somos todas, con eso no hay problema. El problema viene cuando la dependencia no es reconocida y se hacen todo tipo de estratagemas para seguir ostentando un poder, si ya no económico, sí psicológico.

 

Este texto habla claramente a cerca de como el “patriarcado”, en el cual estamos inmersos todavía, intenta de forma inconsciente apocar a un arquetipo de la Reina que empieza a salir al exterior.

Situaciones en las que al mostrar nuestra luz alguien nos arroja un velo por encima para que no brillemos demasiado. Siempre se ha dicho que “detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer”, a lo que yo añado: “y detrás de una gran mujer, un divorcio”.  Desde luego que lo añado con un toque de humor, ya  que afortunadamente cada vez abundan más los hombres que están encantados y orgullosos de tener  una pareja que llegue a ser más relevante que ellos. Así que no nos asustemos queridas, esto no significa que para ser Reina debas estar dispuesta a abocarte a la soltería o cambiar de orientación sexual. Céntrate en el concepto que realmente importa aquí:

Las Reinas atraen Reyes: Hombres autosuficientes maduros  y justos, que te tratarán como mereces ni más ni menos. No permitas vivir sometida a la dependencia emocional, no permitas que nadie debilite tus alas para que no puedas a llegar a ser todo lo podrías llegar a ser.

Y hablando de ser todo lo que una puede llegar a ser. En la página de inicio de maewes a la que puedes acceder pinchando aquí, solo por suscribirte tienes un taller descargable gratuito orientado a desarrollar el Arquetipo de la Reina en tí. Te animo a que no te lo pierdas, ya que no tiene desperdicio…

 “Jalea Real”: Un taller gratuito para trabajar el arquetipo de la reina.

En este taller encontrarás información útil y práctica, que te ayudará a detectar los patrones que bloquean tu proceso de crisálida hacia el estado de Reina, y ejercicios prácticos para ir poco a poco integrando este arquetipo.

También te animo a compartir esta información con aquellas mujeres a las que que creas les pueda ser de utilidad este taller…:-)

Para finalizar, te dejo este discurso de Madonna a la cual como se puede ver,  no llaman Reina del pop por casualidad. Un abrazo.

Discurso de Madonna en los premios Billboard Women Music.

Si te ha gustado comparte
Share on Facebook
Facebook
Recent Posts
Showing 5 comments
  • Ana Carolina
    Responder

    ¡Hola Marina! Hoy descubrí tu página y te escribo para agradecer el trabajo y cariño que has puesto en ella. Me parece sumamente iluminadora y cercana.
    ¡Gracias!

    • Maewes
      Responder

      Me alegro mucho de que te resulte útil mi trabajo.
      Encantada de tenerte por aquí, un abrazo¡

    • Carla Bastidas
      Responder

      Uao me encantó como se describe aqui lo que realmente soy. Una reina

  • Ana
    Responder

    Hola me gusto mucho el artículo mencionas un taller gratuito de arquetipo reina “ JALEA REAL” aún lo realizas?
    Saludos

    • Maewes
      Responder

      Hola Ana.

      Se trata de una taller descargable al que puedes acceder desde la página de inicio de maewes.
      Si tienes problemas para descargarlo dímelo y te lo envío.

      Un saludo¡

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search

El arquetipo del tiranoEl arquetipo del salvador